Counter
LINKS
LINKS PERSONALES
LINKS BASES PAP
REDES INTERNET
SERVICIOS
En el Día de la Fraternidad
¡Grande, Víctor Raúl! (I)
Vas a tener que compartir la conversación con otros, no es exclusiva la cosa, me dijo el Pollo diez pasos antes de entrar a la Jefatura y en los precisos instantes en que cruzábamos el pasadizo principal del local central partidario, flanqueados por decenas obreros que jugaban ajedrez en unas mesas pegadas unas con otras y cada una con el tablero dibujado en el centro de ellas. El Pollo me presentó a tu tío, y es así que un afable Víctor Raúl me saludó como si fuese su par, obsequiándome una sonrisa, y no por ser el amigo de su sobrino, sino porque así era él con todos, desde el más grande hasta el más humilde. Entonces espeté mi primera interrogante que siempre quise hacer al gran pensador social:- ¿Qué cree que lo volvió a usted adimensional? —dije sin pretender causarle fastidio alguno y seguro de que me iba responder a satisfacción.
Por: Juan Chacón P.
Haya de la Torre preside Mitin de la Fraternidad en Trujillo

Un día de junio de 1975, el “Pollo” de la Torre, sobrino de Víctor Raúl y compañero de promoción de colegio, accedió por fin a invitarme al local del PAP para conocer a la leyenda viviente, Haya. Al Pollo le habían contado que estuve en el 5 de febrero y él, antimilitarista y anticomunista, premiaba así mi participación en la revuelta popular limeña.

No me importaba que el Pollo en su alegría exaltada me considerase un abanderado de su cruzada particular –yo participé en la revuelta para desestabilizar una dictadura, simplemente, como simpatizante aprista, eso sí-

Vas a tener que compartir la conversación con otros, no es exclusiva la cosa, me dijo el Pollo diez pasos antes de entrar a la Jefatura y en los precisos instantes en que cruzábamos el pasadizo principal del local central partidario, flanqueados por decenas obreros que jugaban ajedrez en unas mesas pegadas unas con otras y cada una con el tablero dibujado en el centro de ellas.
  
Con el Viejo, estaban Carlos Roca, quien acababa de salir de la clandestinidad, tras la persecución de que fue objeto por parte de los militares, precisamente por participar en el 5 de febrero; José Barba, quien destacaba más por su actitud adulona con el Jefe que por formularle preguntas inteligentes; estaba también en ese día histórico para mí Jorge Idiáquez, sonriente por alguna ocurrencia del maestro; Walter Espíritu, el “Pato” García, el “Gordo” Félix, Óscar Morales, de los que yo recuerdo. En esa época, el “Negro” Víctor y el “Argentino” estaban a cargo de la custodia personal de Víctor Raúl. La custodia del local estaba a cargo de “Santorín”, los dos hermanos de Barba, un disciplinario apodado “Comisario”, entre otros; supe que antes, en los difíciles primeros años de la dictadura velasquista, estuvo a cargo de la custodia de Haya el “Chato” Calderón, un hombre que tenía en arrojo lo que le faltaba de estatura.

El Pollo me presentó a tu tío, y es así que un afable Víctor Raúl me saludó como si fuese su par, obsequiándome una sonrisa, y no por ser el amigo de su sobrino, sino porque así era él con todos, desde el más grande hasta el más humilde.

El Argentino había salido a cumplir encargos de su líder, mientras que se quedaba un Víctor con su sonrisa perpetua que delataba sus dientes de conejo compartía la amena conversa que se desarrollaba en la Jefatura, lo cual me hacía tomar más valor para preguntar. Entonces espeté mi primera interrogante que siempre quise hacer al gran pensador social:

- ¿Qué cree que lo volvió a usted adimensional? —dije sin pretender causarle fastidio alguno y seguro de que me iba responder a satisfacción.

Sus ojos se alegraron, me empezó a hablar de Marcuse, de los conceptos de tiempo y espacio contenidos en su obra El hombre unidimensional, de cómo es entendida la trascendencia personal en Occidente y como lo es en Oriente, se explayó sobre la Escuela de Frankfurt; se refirió con amplitud al Mayo francés de 1968. Entonces me dijo pero para que escuchen bien todos los demás, pero “¡Dany el rojo, no era comunista, era libertario!”,, refiriéndose al líder de esa histórica revuelta que paralizó Francia. Claro!, expresó estentórea e innecesariamente José Barba, a quien recién conocía, como a todos los demás acólitos. Después siempre lo vería en ese plan en la Jefatura. 

Minucias aparte, al final de la plática, de unos ocho o diez minutos inolvidables, le hice la pregunta que nunca leí en entrevista periodística alguna ni en algún texto aprista:

— ¿Usted cree en Dios?

— Si, me dijo, tras levantarse de su silla y salir a paso ligero de la Jefatura, luego de que el Argentino le hiciera una seña equivalente “todo está listo”.

El Pollo me dijo al oído, hasta ahí nomás, Juan. Pero la pregunta hecha dejaba otra interrogante pendiente y de impostergable respuesta:

— ¿Y usted como define a Dios?, dije con personalísimo interés en el tema. 

— Dios es energía, me contestó, y apuró el paso para ir a una sala, que en realidad era una cochera con salida a la avenida Alfonso Ugarte, acondicionada apropiadamente, en donde los asistentes, mayormente jóvenes, solían degustar los sábados, como aquél, hasta la medianoche, un humeante chocolate de barra, servido en sencillos pero útiles vasos de plástico, acompañados de panecillos dulces de la panadería de los padres del Gordo Félix, después supe; mientras voces entusiastas coreaban el nombre del Jefe: ¡Víctor Raúl, presente!, y luego cantaban marchas partidarias y canciones populares, creando una atmósfera propicia para el retorno obligado.  

Al final de todo, mientras me iba alejando del local camino a casa, me prometí volver a visitar al gran maestro indoamericano y a indagar más de su vasto conocimiento. Me sentía como un presbítero habiendo visitado el Vaticano.

Lo cierto fue que desde entonces Haya de la Torre se ganó mi respeto y admiración. Empecé a conocer al pensador en clave de fantasía y con no poco afán intelectual. Luego vendría el conocimiento del político, y de su propia dialéctica, distinta. Pero eso será materia de ulteriores artículos.

¡Viva Víctor Raúl Haya de la Torre!
  
Febrero de 2012  

 

 
 
 

Derechos reservados de "Cuadernos Apristas" y "Vanguardia Aprista en www.vanguardiaaprista.com" (Actualizado Febrero 2012)
Correo para coordinación y colaboraciones de artículos, fotos y noticias ==> vanguardiaapra@ec-red.com
Correo del Foro o Grupo==> INSCRIBETE HOY (Clic aqui)==>
http://espanol.groups.yahoo.com/group/vanguardia_aprista