El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Counter
LINKS
LINKS BASES PAP
REDES INTERNET
SERVICIOS
LA INFLUENCIA IDEOLÓGICA DEL APRISMO PERUANO EN EL SOCIALISMO CHILENO (1932-1948)

El llamado en ese entonces Comité de Desterrados Apristas en Santiago -CAPS- fue el más importante Comité Aprista en el exterior, prácticamente era el que tenía la mayor jerarquía política, y en tal sentido, cumplió un rol director y conductor. Estaba constituido por todos los apristas residentes en Santiago de Chile pero era perfectamente distinguible encontrar varios grupos en su interior: los ex-miembros de la Célula Parlamentaria Aprista -CPA- del Congreso Constituyente de 1931, los que por su edad pertenecían a las juventudes del partido -Federación Aprista Juvenil o simplemente FAJ-, los que trabajaban en la editorial Ercilla y los jóvenes apristas que estudiaban en las Universidades chilenas y que formaron el Centro de Estudiantes Peruanos en Chile.

TITO LIVIO AGÜERO VIDAL
El autor de este artículo es Tito Livio Agüero Vidal - Egresado de la facultad de derecho y  licenciado en Sociología en la especialidad de política (Pontificia Universidad Católica del Perú), egresado de la Maestría de Ciencia Política (UPIGV-ICD), Miembro del Taller de Estudios Políticos ¨Antenor Orrego¨, Catedrático de la Escuela de Ciencia Política (Universidad Nacional Federico Villarreal). Directivo del Círculo de Estudios Vanguardia Aprista.

Apristamente al c. Armando Villanueva del Campo


Hay una infinidad de testimonios que demuestran la enorme trascendencia que tuvo el aprismo en ese país. Inclusive diríamos que en algunos casos, como es el campo propiamente cultural e ideo-político, su huella adquiere caracteres realmente extraordinarios. Libros, folletos, ensayos, estudios, etc,. tanto de apristas peruanos  como de socialistas chilenos, y sobre todo, revistas y periódicos, especialmente chilenas.

Basta con acceder a los siguientes diarios que se editaban y que algunos todavía se siguen editando  en Santiago de Chile: El Mercurio, La Opinión, La Nación, El Diario Ilustrado y El Siglo. Así, como también las siguientes revistas de la capital chilena: Ercilla y Zig-Zag. Secundariamente, se podría también estudiar algunos medios de comunicación de otras ciudades chilenas donde también los apristas desarrollaron una acción política. Por ejemplo, en Concepción, los periódicos: El Sur y La Patria.

Desde una perspectiva temporal abarca tres períodos concretos: uno, de 1932-1933, que es el tiempo de la primera gran persecución aprista, y que produjo el primer exilio político chileno; dos, que definitivamente es la etapa más importante, abarca de 1934 a 1945, y que comprende los gobiernos de Benavides y Prado; y por último, el de 1948 a 1956, que engloba íntegramente a la dictadura odrísta. Sobre el punto en cuestión es necesario hacer una aclaración, pues si bien el Partido Aprista Peruano se funda en 1930 y el Partido Socialista de Chile recién en 1933, hubo un período de tiempo, diríamos de 1922 a 1930, que muy bien puede llamarse de antecedentes, donde los núcleos juveniles que van a dar vida a estos dos movimientos políticos se interrelacionaron muy fuertemente.

Por el lado de la delimitación espacial Santiago de Chile, concentró el esfuerzo político e intelectual aprista pero también se va abarcó a otras ciudades que también fueron escenarios de un trabajo político continuado y sostenido durante todos estos años -Concepción, Valparaíso, etc.-.

La producción intelectual aprista y su influencia en el socialismo adquiere caracteres realmente sorprendentes y porque no decirlo únicos. Efectivamente, al adentrarse en este punto se descubre que el trabajo intelectual aprista realizado en Chile en términos cuantitativos es inconmensurable y, lo que definitivamente, es más importante, cualitativamente es sumamente destacable.

Pues no sólo estamos aludiendo a una enorme cantidad de libros, folletos, separatas, revistas, etc. sino a una infinidad de espacios o campos del quehacer intelectual. Así, se abarcaron terrenos literarios tanto del Perú como de toda Latinoamérica -crítica y historia literaria, novela, cuento y poesía-, filosóficos -estética, filosofía de la cultura y de la historia-, políticos -análisis de coyuntura, conceptualizaciones sobre la realidad social y sobre la alternativa política, etc.- y económicos -estudios sobre el imperialismo y la estructura económica, análisis económicos, etc.-.

Junto a todos estos géneros, hubo un marcado énfasis en algunos temas que pasamos a señalar muy rápidamente: el imperialismo, la integración latinoamericana, el aprismo, el marxismo, algunas corrientes literarias europeas -especialmente el vanguardismo europeo-, etc. A todo esto habría que agregar la tarea de promoción y difusión de textos de factura marxista y la traducción de los más importantes libros sobre y de literatura europea de ese entonces.

La acción política de los apristas en este país del sur tiene que verse en dos planos muy concretos. Uno, el realizado propiamente en Chile. Lo cual, nos lleva inevitable y obligatoriamente, a tocar el tema de la relación estrecha que se estableció entre el aprismo peruano y el socialismo chileno.

Este vínculo se establecerá a partir de algunas actividades o acontecimientos políticos concretos. Para comenzar los diversos Congresos del Partido Socialista de Chile, la Federación de Estudiantes Indoamericanos -FEI-, el I Congreso de Estudiantes Latinoamericanos realizado en Santiago de Chile en 1937, la Sociedad Amigos de "Víctor Raúl Haya de la Torre" creada en 1938, la constitución del Frente Popular Chileno del mismo año -que llevó al poder al radical Aguirre Cerda producto de una coalición entre socialistas, comunistas y radicales-, el Congreso de las Democracias efectuado en Montevideo en marzo de 1939, el I Congreso de Partidos Democráticos y Populares de América Latina realizado en Santiago de Chile por el propio Partido Socialista en octubre de 1940, y sobre todo, el II Congreso Continental de Partidos Socialistas y Populares organizado por los socialistas en Santiago de Chile a fines de abril de 1946 y que contó con la presencia del jefe del aprismo peruano Víctor Raúl Haya de la Torre.

Pero la acción política de los apristas en Chile no se limitó solo a las fronteras de este país sino que también se expresó en una serie de acciones de carácter continental la mayoría de ellas a difundir el aprismo  -Argentina, Uruguay, Bolivia y México- y a atacar en esos países a los gobiernos dictatoriales peruanos de turno.

El llamado en ese entonces Comité de Desterrados Apristas en Santiago -CAPS- fue el más importante Comité Aprista en el exterior, prácticamente era el que tenía la mayor jerarquía política, y en tal sentido, cumplió un rol director y conductor.

Estaba constituido por todos los apristas residentes en Santiago de Chile pero era perfectamente distinguible encontrar varios grupos en su interior: los ex-miembros de la Célula Parlamentaria Aprista -CPA- del Congreso Constituyente de 1931, los que por su edad pertenecían a las juventudes del partido -Federación Aprista Juvenil o simplemente FAJ-, los que trabajaban en la editorial Ercilla y los jóvenes apristas que estudiaban en las Universidades chilenas y que formaron el Centro de Estudiantes Peruanos en Chile.

Como todo Comité Aprista la CAPS tenía una estructura de mando claramente definida y delimitida. Sus Secretarios Generales durante todo este período fueron las siguientes personas: César Enrique Pardo, Alberto Grieve Madge, Carlos Alberto Izaguirre, Agustín Vallejos Zavala y los líderes apristas Manuel Seoane Corrales y Luis Alberto Sánchez.

Para efectos de analizar de manera ordenada el importante papel que le toco cumplir a la revista Ercilla sólo para efectos pedagógicos y explicativos es necesario hacer dos distinciones: entre el trabajo propiamente editorial y la revista que llevó el mismo nombre.

Sobre lo primero lo que hay que decir es que estamos frente a la casa editora más importante de todo el continente. Efectivamente, la labor de impresión de libros peruanos, chilenos, y europeos fue, para decirlo en pocas palabras, realmente impresionante. Bajo la atenta y vigilante dirección de Luis Alberto Sánchez Ercilla durante más de una década se convirtió en el referente intelectual obligatorio de los escritores, literatos y políticos latinoamericanos. Comentario aparte merece la edición de libros apristas y que tuvieron una enorme difusión en Chile. Textos de Víctor Raúl Haya de la Torre, Luis Alberto Sánchez, Manuel Seoane Corrales, Antenor Orrego Espinoza, Ciro Alegría Bazán, Pedro Muñiz, etc. llegaron a las manos de todos los chilenos y fueron ávidamente leídos y estudiados, especialmente por los socialistas chilenos.

Mientras que la revista Ercilla tuvo dos etapas muy marcadas. La primera, que duro de 1934 a 1937, estuvo bajo la dirección de Sánchez. Como es obvio suponer, tuvo un marcado sesgo literario y culturalista. La segunda, que se inicia en 1937 y que termina en 1945, tuvo como director a Manuel Seoane Corrales. Ahora, el énfasis estuvo en lo político, especialmente en lo que se refiere a la divulgación doctrinaria y las consecuencias de la II Guerra Mundial, aparte del decidido apoyo prestado al Frente Popular Chileno de Aguirre Cerda.

Así, pues adentrarse a esos lejanos años no es sólo un ejercicio meramente académico sino también una forma de valorar en su justa y verdadera dimensión a todos los hombres y mujeres que fueron protagonistas centrales de esta interesante y apasionante aventura político-intelectual y también de hacer recordar a las nuevas generaciones, tanto de apristas peruanos como de socialistas chilenos, que es posible construir una fraternidad latinoamericana en el que las divisiones del pasado queden totalmente atrás y las tareas del presente y del futuro los comprometan


  Este ensayo se redacto exprofesamente como parte de los textos que explican las fotos del importante archivo de Alberto Vera La Rosa que se insertó en el libro de Eugenio Chang-Rodríguez (Una vida agónica. Víctor Raúl Haya de la Torre. Testimonio de parte. Lima: Fondo Editorial del Congreso del Perú. 2007. 378 pp.).

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 

Nuestro objetivo es hacer prevalecer los Ideales de Víctor Raúl y defender los lineamientos politicos de su Doctrina, principios, Moral y Etica. 
El partido debe ser siempre el gran movimiento de la Democracia y de la Justicia Social en el Perú; debe mantener firme e indestructible su fraternidad, disciplina, organización. Recuperar la institucionalidad, el respeto a los Estatutos y Reglamentos, la democracia interna, los valores y tradiciones, la acción social y reivindicativa.  Vanguardia Aprista es un foro libre en donde no se limita la expresión, respetando la opinión y critica constructiva

Derechos reservados de "Cuadernos Apristas" y "Vanguardia Aprista en www.vanguardiaaprista.com" (Actualizado septiembre 2016)
Correo para coordinación y colaboraciones de artículos, fotos y noticias ==> vanguardiaapra@gmail.com.com
Grupo Yahoo: Facebook: Twitter: Youtube: