El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Counter
LINKS
LINKS BASES PAP
REDES INTERNET
SERVICIOS
El 3 de Octubre de 1948. Una revolución en defensa de la Constitución y la democracia
Entrevista exclusiva por Eduardo Bueno y Tito Agüero Vidal
Por Eduardo Bueno León
*Sociólogo y Politólogo egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Master en 
Estudios del Desarrollo Económico y Social por la misma universidad.Estudios de Doctorado sobre América Latina  por el CELA de la UNAM. Ha sido profesor en la Universidad Anahuac,Las Américas, ITESM, y en la Universidad de Nuevo León en Monterrey. Actualmente es profesor en la Universidad Iberoamericana y en la UNAM. 

En 1977-80 fue Secretario General de la JAP en Miraflores y único miembro del CUA en 1977 que fue delegado de aula ante el Centro Federado Estudiantil en la Facultad de Letras de la UNMSM. Integró el Buró de Relaciones Internacionales del PAP en 1979 y fue coordinador de círculos de estudios políticos del cono sur de Lima Metropolitana entre 1976-78. Participó en el grupo de apoyo parlamentario del APRA en la Asamblea Constituyente de 1978-79.  

Este es un acontecimiento aviesa e interesadamente olvidado, para sepultar la memoria histórica sobre la vocación revolucionaria del APRA y el pueblo aprista. El 3 de octubre de 1948, una alianza entre dirigentes y bases sociales del APRA con sectores de la oficialidad y la marina de Guerra del Perú, propició un alzamiento de armas contra un Gobierno que se había puesto al margen de la legalidad constitucional, y contra la oligarquía terrateniente y agro exportadora, que boycoteó las reformas sociales y económicas que la Célula Parlamentaria Aprista impulsó en el Parlamento entre 1945-1947.

También fue un alzamiento que se realizó al margen de la dirección política del Partido Aprista, en ese momento, paralizada y desorientada respecto al rumbo que se debería seguir para superar la crisis política que se desató con la Huelga Parlamentaria de la oposición derechista y comunista, la cual dejó sin quórum al Senado y se bloqueó el normal funcionamiento del poder legislativo entre 1947-1948. Fue una coyuntura pésimamente manejada por la dirección del PAP, la cual fue desbordada por las bases populares del partido.

El "desbordamiento" de la dirección del partido, generó que la jefatura y miembros del CEN realizaran antes y durante el alzamiento una torpe maniobra para evitar que la revolución se desarrollara. Fueron las famosas "contraordenes" que semiparalizaron la acción de las bases territoriales y funcionales del APRA y dejaron sin apoyo terrestre a los marinos que combatieron en el Callao. Con este hecho quedó de manifiesto la contradicción entre el discurso revolucionario del partido impulsado por los lideres, y la indecisión para apoyar un alzamiento que restituyera la legalidad, y neutralizara a la oligarquía.

Los resultados fueron catastróficos, el alzamiento al ser saboteado "desde adentro" irremediablemente fracasó, pese al heroísmo e impulso revolucionario de los marinos liderados por el Comandante Aguila Pardo y el Teniente Ontaneda Meyer, y dirigentes políticos populares del aprismo conocidos como “los defensistas”.
El Presidente Bustamente y Rivero no agradeció a Haya de la Torre detener la revolución, más bien terminó por traicionarlo y decretó la ilegalización del Partido Aprista, el cual pasó a la clandestinidad y trató infructuosamente de organizar una resistencia que no se consolidó, por la gran desmoralización producida ante la evidente división entre el Apra popular y el APRA del "aparato".

Los revolucionarios apristas que actuaron el 3 de octubre, pensaron que ante la indecisión de la Jefatura del partido, se debía precipitar los acontecimientos, posteriormente, el Apra oficial se sumaría a la revolución y luego de una etapa de reformas estructurales, se podría convocar elecciones donde Haya de la Torre, ya sin vetos ni amenazas, podría ser ungido Presidente por la vía democrática.
Sin embargo la Jefatura del Partido, asumió que de apoyar el alzamiento, estaría emergiendo una nueva élite popular cívico-militar que posiblemente radicalizaría el proceso político peruano. Aparte, se plantean varias hipótesis de interpretación, sobre los distintos escenarios que Haya de la Torre consideró como muy riesgosos para apoyar el alzamiento, pese a su retórica revolucionaria y la progresiva radicalización del partido ante la huelga parlamentaria que cancelaba la vía democrática y civil para la modernización del Perú.

A los pocos dias de la ilegalización del APRA, el Gral Manuel Odria daría el Golpe de Estado que sacaría definitivamente a Bustamante y Rivero del Gobierno, convertido ya su régimen en una entelequia sin poder ni representación alguna.Y se desataría una brutal represión contra el APRA, la cual fue catalogada como organización terrorista y sus líderes como peligrosos terroristas internacionales. Mientras tanto los héroes de la revolución del tres de octubre, fueron fusilados, encarcelados, algunos se suicidaron, y la mayoría de los marineros, tropa del ejército y la policía comprometida con la revolución, fueron dados de baja y enviados al sótano de la historia, olvidados y sin reconocimiento alguno.

Hay que recordar también el contexto internacional. Se dieron en esos años, las revoluciones cívico -militares exitosas de Costa Rica y Venezuela, lideradas por Don Pepe Figueres y Rómulo Betancourt, amigos y compañeros del Aprismo histórico, con un programa muy parecido al reivindicado por los revolucionarios del 3 de octubre del 48. Fueron proyectos de revolución nacional-populares para democratizar sus estados y modernizar social y económicamente a sus países.

Tendrían que pasar dos décadas, para que también, en otro 3 de octubre se diera una alianza civil-militar que destruyó el poder de la oligarquía y sentó las bases del Perú moderno que conocemos.Si la revolución del 3 de octubre del 48 hubiese prosperado, jamás se hubiese producido la revolución velasquista. Y el Perú hubiese iniciado su andadura hacia el desarrollo y la industrialización con gobiernos democráticos y populares  similares  a los que se dieron en Costa Rica, Venezuela, México y Uruguay en los años cuarenta y cincuenta del siglo XX.

Por ello hay que reivindicar la última gesta aprista cívico-militar antioligárquica, expresada en la revolución fallida del 3 de octubre del 48, como un movimiento que forma parte de la historia de las luchas populares del Perú y del APRA histórica.

Eduardo Bueno León
México DF

COMPLEMENTO A “BASTA YA DE DESMEMORIA: EL 3 DE OCTUBRE DE 1948 FUE UNA REVOLUCION APRISTA”  (comentario a RP)

Compañero, revisando la correspondencia entre LAS y Haya de la Torre, la "Gran Persecución" de Armando Villanueva y releyendo el libro de Victor Villanueva "La sublevación aprista del 3 de octubre de 1948", pero sobre todo, apelando a  los Diarios de Debates del Congreso de la República de dicha época (los leí casi todos durante el año que sesionó la Asamblea Constituyente de 1978-79), me confirmo no sólo en la desorientación de la dirigencia aprista de la época, sino en la división de estrategias e indecisiones de Victor Raúl, o mejor dicho impulsos contradictorios para manejar la coyuntura. 
 
Hubo tres corrientes. La que encabezaba el propio Haya de la Torre, que era la revolucionaria (Golpe de Estado de un sector del ejército con apoyo del partido), y la que se oponía y planteaba más bien la negociación  con Bustamante para llegar a las próximas elecciones (Luis Alberto Sanchez, Carlos Manuel Cox, etc). Existía otra, la insurreccional cívico-militar que lideraban los "defensistas" (Chanduví, Collantes, Luzquiños), dirigentes intermedios y el Mayor Víctor Villanueva.
 
Victor Raúl, a veces alentaba la insurreccional (Víctor Villanueva) y otras promovía la negociación (Prialé, LAS, etc). Al final se "confió" en dos generales que supuestamente darían un golpe de estado constitucional.
 
Ninguna estrategia triunfó. Y según Ontaneda, el Mayor Víctor Villanueva no cumplió con las operaciones militares terrestres, lo cual debilitó la acción de los marineros. El Mayor Villanueva al mismo tiempo responsabiliza a la dirigencia de "dar contraordenes" y neutralizar la movilización del partido. 
 
Armando Villanueva cree que Pedro Muñiz (que fue senador) se "olvidó" de desactivar al grupo defensista-militar, puesto que ya Haya de la Torre había resuelto "esperar" el Golpe de los Generales Cuadros y Marín. 
 
Está claro que hubo desconocimiento por parte del CEN de las acciones conspirativas de los "defensistas" y las bases populares organizadas del aprismo. ¿Error trágico?, ¿Negligencia?, ¿Exceso de confianza en Haya de la Torre y su capacidad de liderazgo?, ¿Mirar a otro lado?, ¿Esperar a ver qué estrategia salía mejor?, ¿Resignación a lo que viniera, fatalismo?... eso lo dejaremos a la interpretación histórica. En los diarios de debates y en La Tribuna de esa época también aparece ese desconcierto, esa frustración y esa impotencia política.
 
Murieron entre 150 y 200 marineros, soldados y civiles, la mayoría apristas. Hay otra versión, recogida por la agencia ANSA que habla de más de 300 muertos (igual la mayoría apristas). El héroe revolucionario  Ontaneda Meyer, no se atreve a dar una cifra.
 
Es cierto que una parte del aparato del partido estaba curtida por los años de persecución y clandestinidad, eran los más impulsivos. También conocidos como los "defensistas", la mayoría de los cuales, luego del fracaso de la insurrección, padecerían prisión y exilio. Rompieron con el APRA y acusaron a Víctor Raúl y al CEN de ser los responsables del fracaso de la revolución.
·     
  Publicado el 28/09/2009 revisado y corregido  el 28/09/2011.

Testimonio del Capitan Juan Manuel Ontaneda confirma traición a la Revolución del 3 de octubre de 1948

Parte I: Entrevista a un heroe Juan Manuel Ontaneda

Sus inicios y como nace su vinculación con el Apra

Parte II: Entrevista a un heroe Juan Manuel Ontaneda

La conspiracion, Aguila Pardo, los oficiales de otras armas y la toma de los 3 buques

Parte III :

Entrevista a un heroe Juan Manuel Ontaneda

El bombardeo, la muerte del Comandante Aguila Pardo y los fusilamientos

Parte IV:

Entrevista a un heroe Juan Manuel Ontaneda

El fracaso por la falta de apoyo de las fuerzas comprometidas, la traición y la contraorden del PAP

 
 
 
 

Nuestro objetivo es hacer prevalecer los Ideales de Víctor Raúl y defender los lineamientos politicos de su Doctrina, principios, Moral y Etica. 
El partido debe ser siempre el gran movimiento de la Democracia y de la Justicia Social en el Perú; debe mantener firme e indestructible su fraternidad, disciplina, organización. Recuperar la institucionalidad, el respeto a los Estatutos y Reglamentos, la democracia interna, los valores y tradiciones, la acción social y reivindicativa.  Vanguardia Aprista es un foro libre en donde no se limita la expresión, respetando la opinión y critica constructiva

Derechos reservados de "Cuadernos Apristas" y "Vanguardia Aprista en www.vanguardiaaprista.com" (Actualizado octubre 2017)
Correo para coordinación y colaboraciones de artículos, fotos y noticias ==> vanguardiaapra@gmail.com.com
Grupo Yahoo: Facebook: Twitter: Youtube: